Bailes de salón

Cómo vamos a bailar un vals, si sólo tienes una pierna, le dice la bailarina al soldadito del cuento de Andersen. El sol­dadito clava en ella su mirada de plomo y contesta que es un soldado poeta, que es como Rimbaud (cojo) y que ha visto la verdad detrás del velo que es el mundo. Ella dice: eso no contesta a mi pregunta. Bueno, suspira el soldadito, puedo girar sobre mi única pierna, como una peonza, y tú abrazarte a mí. Como un tiovivo, dice la bailarina. Y bailan abrazados en el cen­tro del mundo y el soldadito de plomo piensa: qué bonita sonrisa tiene dibujada en la cara (claro, es una muñeca).






4 comentarios:

Eleanor Smith # dijo...

Una belleza!
Este es uno de mis sitios favoritos ~

Un beso o 2 #

Anónimo dijo...

intentaré decir algo sin hacer mención a lo maciza que está la modelo.

jummm

jesús dijo...

me encantan las fotos con ese movimiento jajajaja no sé por qué, pero desde siempre, enserio

Luis Alburqueque dijo...

Que buenas fotos, me encantan.